En la siguiente entrada de este blog ustedes podrán leer una traducción que realicé de la grandiosa Katherine Mansfield. Esto fue posible gracias a la ayuda (y paciencia) de las traductoras y poetas puertorriqueñas Mara Pastor y Nicole Cecilia Delgado, que fueron de gran ayuda en el proceso. Para mí fue un lindo ejercicio y debo decir que me encantó. Creo que la traducción es un oficio muy noble y de mucho esfuerzo. Espero que les guste la versión. 

Comentarios