Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011
Imagen
El futuro, la gran ola de Kanagawa. El nuevo hogar, la primera visita al monte Fuji.

Comienza el cambio de piel —arriba—, en los Altos de Chiapas.
Y debajo de la almohada la serpiente amorosa anidando y tejiendo  la esperanza del nuevo hogar.

Your dog dies

Traducción de un poema de un escritor muy querido por nosotros, los perros atropellados en medio de la carretera. 


YOUR DOG DIES it gets run over by a van.
you find it at the side of the road
and bury it.
you feel bad about it.
you feel bad personally,
but you feel bad for your daughter
because it was her pet,
and she loved it so.
she used to croon to it
and let it sleep in her bed.
you write a poem about it.
you call it a poem for your daughter,
about the dog getting run over by a van
and how you looked after it,
took it out into the woods
and buried it deep, deep,
and that poem turns out so good
you're almost glad the little dog
was run over, or else you'd never
have written that good poem.
then you sit down to write
a poem about writing a poem
about the death of that dog,
but while you're writing you
hear a woman scream
your name, your first name,
both syllables,
and your heart stops.
after a minute, you continue writing.
she screams again.
you wonder how long this can go…

Adjetivos

Dice Alejo Carpentier en su texto "El adjetivo y sus arrugas" que los adjetivos son las arrugas del estilo. Me parece que también un adjetivo puede ser visto como un pliego anal. Todos deberíamos dialogar sobre esto ... o no. 

De regreso

Imagen
Me fui -de viaje-.
Regrese a casa y me acosté -en mi cama-.
Dormí como nunca y soñé -con todo-.
Ya se lo contaré.
De mientras les enseño un dibujo -en paint- que muestra algunos fragmentos del sueño/viaje.
Creo que si le dan click se hace más grande.
-Gracias-.

Resultados de mi visita al Soconusco

El Soconusco es una región en Chiapas muy importante a nivel estatal y nacional. Es rica en vegetación, en flora, en fauna, en historia pero sobretodo en la riqueza humana que no puede medirse en kilos, litros o tinta. La gente de la costa es brava, sincera, cálida y sobre todo: trabajadora. Todas esas cualidades las admiro mucho, porque son difíciles de encontrar en estos tiempos.        Miento, sí se encuentran, en su mayoría en los pequeños pueblos. Algo pasa con las grandes ciudades que están podridas y por lo tanto les pudre el corazón a sus habitantes. Ojalá y las capitales o big cities no sólo les pudrieran el corazón a sus residentes (eso se puede llegar a curar, poco a poco) sino que también les atrofia el cerebro.       En los pueblos,en los pueblitos de Chiapas, pasa muy poco, porque  tampoco se salvan del contagio de la epidemia, pero encuentro que hay más pizca de esperanza, mucha esperanza reflejada en los niños y jóvenes.       El fin de semana fuimos invitados por el Cole…