Recuentro de daños

El FLIA me enseñó muchas cosas de mí y de los otros. De mí, pude volver a tener ese bonito sentimiento de agradecimiento por la amistad y la lealtad. También volví a tener la seguridad que vamos por el camino correcto y esto me motiva a seguir con esa bella rabia, propia de las acciones creativas. De los otros me enseñó que sin ellos yo no podría moverme, respirar, caminar y mucho menos escribir. Esto de organizar eventos siempre es como una noche de borrachera, al día siguiente en medio de la terrible cruda o resaca siempre se dice "no lo vuelvo a hacer" pero lo bailado nada nos lo quita, así que sé que volveré a la locura y al estrés de organizar y crear, porque al final, lo único que queda son los buenos momentos. Gracias :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

me gusta mi cuerpo cuando está con el tuyo