“Escribir estaba reservado a los elegidos y la escritura hablaba a sus profetas desde una zarza ardiente. Pero se había tenido que decidir que las zarzas no dialogarían con las mujeres”

Hélène Cixous

Comentarios